15 de junio de 2017

El movimiento en los niños y cómo observamos

Tertulia-taller: Analizar el tipo de observador que somos
Lunes 19 de junio, a las 19:00 h.

Espacio Santos Ochoa. NUEVA DIRECCIÓN > Calvo Sotelo, 19.  

Las cosas no son como son, son como nosotros las percibimos. ¿Cómo interfiere nuestro punto de observación en el resultado del logro de los  objetivos personales y profesionales? E-mocionado, te invita a nuestra tertulia en la que analizaremos el tipo de observador que somos.

Buscaremos respuesta a temas como: ¿La auto observación me permite evaluar mis acciones y mis resultados? Como observador ¿puedo mirar unas cosas y otras no? ¿Solo podemos intervenir en el mundo que somos capaces de observar? ¿Cada quien observa desde su experiencia?

El Cluster para la Inteligencia Emocional de La Rioja, E-mocionado, organiza una nueva tertulia-taller sobre las habilidades emocionales y comunicativas que nos permiten afrontar la vida con menos estrés, con una mejor disposición para escuchar y encontrar recursos o soluciones con las que manejar los problemas cotidianos.

Conducirán la sesión Marisa Pascual y Conchita Martín.
Confirmar asistencia: emocionado7@gmail.com



La importancia del movimiento en los niños de 3 a 6 años. Charla de la Escuela Akebia
Viernes 23 de junio, a las 19:00 h.

Espacio Santos Ochoa. NUEVA DIRECCIÓN > Calvo Sotelo, 19.

La escuela libre Akebia nos propone una interesante charla dirigida a padres con niños de 3 a 6 años y a profesionales de Educación Infantil.

Los niños necesitan moverse, jugar, explorar… Esas actividades son las que permiten a su cerebro activarse para establecer las redes neuronales en las que se asentará todo su aprendizaje. A menudo los juzgamos de inquietos, hiperactivos o nerviosos, sin darnos cuenta de la enorme importancia que tiene el desarrollo motor en la infancia.

El movimiento es el núcleo de la personalidad del niño, de donde nacen las capacidades sociales, intelectuales, perceptivas y escolares (Bryant J. Cratty)

El ciclo de los 3 a los 6 años es la etapa de desarrollo simbólico, queda muchísimo por descubrir, por eso los niños continúan explorando el espacio y los objetos a su alrededor, experimentando todo tipo de sensaciones corporales mientras amplían su mundo.

Debemos entender que el cuerpo no es un mero contenedor de la persona, no es un receptor indiferente, sino que forma parte de las experiencias y los aprendizajes. Nuestro cuerpo está continuamente en formación y es el resultado permanente del desarrollo madurativo. El cuerpo forma parte del espacio y del tiempo y se organiza con ellos.

El niño necesita ser dueño de su acción. Para sentirse protagonista de sus decisiones tiene que ir tomándolas sabiendo que es respetado y se confía en él. Por todo esto, en la etapa de 3 a 6 años es fundamental permitir el movimiento, observarlo y acompañarlo.

Olga Moreno es educadora social, psicomotricista y experta en atención y estimulación temprana. Ha trabajado en el hospital St Mary's de Dublin con niños hasta 8 años, y actualmente es la directora de Minigym, un gimnasio para niños, especializado en la psicomotricidad infantil.

Libro recomendado: “Moverse en libertad”, de Emmi Pikler.